10 dic. 2011

Eine Geschichte vom Risiko der Versteigerungen und dem falschen Taxierungen // A history of bad games and taxes Una historia de juegos de subasta y malas tasaciones //

  
Normalmente, cuando aquí hablamos de subastas, lo hacemos para referirnos a una noticia sobre un nuevo record alcanzado.
Este podría ser uno más de esos casos ya que la pieza en cuestión, una alfombra Persa del s. XVII, se vendió por 7,2 millones de euros en una puja celebrada en Londres en la primavera de 2010, convirtiéndose así en la alfombra más cara del mundo.
Pero ésta es además de la historia de un record de subasta, la historia de una herencia y la de un error y una mala elección.

La historia comienza como tantas otras: Una anciana lleva un grupo de viejas alfonbras a una casa de subastas de provincias (en este caso en Augsburg, en el sur de Alemania ), la casa tasó la alfombra en cuestión en 900 €, pero en subasta alcanzó la cifra de 19000 € con lo que  la anciana tuvo una gran alegría.
Sin embargo, más tarde descubrió que la alfonmbra había salido de nuevo a subasta, esta vez en Christie's en Londres y que desde un precio de salida de 330.000 € (¡!), en la puja había alcanzado un valor final de 7'2 millones de euros. Con lo que la señora debió quedarse de piedra.

Ahora la anciana ha demandado a la casa de subastas alemana porque considera que se cometió una negligencia en la tasación ya que no sólo  aparecía en en la obra de referencia sobre  este tema "Estudio de Arte Persa" sino que se conocía por haber sido propiedad de la condesa de Béhague (1870-1939), que tenía una gran colección de arte iraní.
Por su parte la casa de subastas Rehm, alega no ser una casa especializada en tapices, sino generalista, y que ninguno de los expertos consultados fue capaz de determinar la procedencia exacta del tapiz.
El tribunal propone que lleguen a un acuerdo y que la casa pague a la anciana 100.000 € de compensación. Sin embargo la casa de subastas dice no poder afrontar el pago, mientras que la anciana demanda una cantidad mayor, los 330.000 € que Christie's dio como precio de salida de la pieza. El miércoles veremos que determina el juez.
Hasta entonces hay varias cosas que es necesario señalar ( vamos a hacer un poco de abogado del diablo):
  1. Pase lo que pase en el juicio, por desgracia la casa Rehm está "acabada", al menos en lo que a tapices se refiere. Lo sucedido es una pésima publicidad.
  2. En esa pequeña casa de subastas, la lafombra NUNCA hubiese alcanzado el precio que alcanzó en la casa londinense. Ni aún sabiendo la procedencia de la pieza. Simplemente porque con seguridad carece de ese tipo de clientes.
  3. Por lo tanto el primer error fue el de la anciana que desconociendo el valor no eligió la casa de subastas apropiada. . (Podría haber sido peor, la alfombra podría haber terminado en la basura ya que ella desconocía su valor y aún así consiguió casi 20000 €...).
  4. Además la anciana firmó autorizando al venta en comisión por 900 € y esto entra dentro de los reiesgos de la subasta...
Pero...¿Cuál sería vuestra sentencia?
Normalerweise, wenn wir hier von Versteigerungen sprechen, geht es um eine Notiz in der für ein Objekt ein außergewöhnlicher hoher Zuschlag erzielt worden ist.
Dies könnte so ein Fall sein wobei es hier um einen Persischen Teppich des XVII. Jahrhundert geht, der für 7,2 Millionen Euro in einem Londoner Auktionshaus im Frühjahr 2010 versteigert wurde, der nicht minder als teuerster Teppich aller Zeiten den Zuschlag erhielt. 
Aber dies ist mehr als nur der höchste Zuschlag aller Zeiten in einer Versteigerung, der Geschichte eines Erbes, von einem Fehler und einer schlechten Wahl.
 Die Geschichte beginnt wie viele andere: Eine ältere Dame bringt einige Teppiche zu einem Auktionshaus der Provinz (in diesem Fall ist es Augsburg, im Süden Deutschlands), das Auktionshaus schätzt einen Teppich auf das Limit von 900 Euro, bei der Versteigerung erreicht der Teppich einen Zuschlagspreis von 19000 Euro zur Freude der Dame.
Einige Monate später hörte die ältere Dame das der Teppich abermals versteigert worden war, dieses Mal allerdings vom Auktionshaus Christie´s in London wobei das Limit bei 330 000 Euro lag, und bei der Versteigerung einen Rekordzuschlag von 7,2 Millionen Euro erhielt.

Für die ältere Dame war klar: Der Auktionator hatte sich bei dem Teppich verschätzt und sie damit um viel Geld gebracht. Der Teppich sei sogar im Standartwerk „Survey of Persian Art“ abgebildet und soll sich im Besitz der Comtessse de Béhague (1870-1939) befunden haben, die eine große Sammlung iranischer Kunst besaß. Die ehemalige Besitzerin verklagte das Auktionshaus deshalb auf Schadensersatz von 330000 Euro.  
„Das ist die Summe, auf die der Teppich bei Christie´s geschätzt wurde, abzüglich des bei der Auktion in Augsburg erzielten Betrages“.
Das Gericht schlug eine Einigung von 100.000 Euro vor, wobei das Augsburger Auktionshaus zur Verteidigung aussagte das sie diesen Betrag nicht aufbringen könnte, und sie keine Spezialisten in Teppichen seien, aber sehr wohl Experten dazu gezogen hätten. 
Die Dame fordert allerdings den Betrag von 330.000 Euro den das Auktionshaus Christie´s als Limit geschätzt hatte.

Am Mittwoch werden wir erfahren wie sich das Gericht entscheidet.
Bis dahin gibt es einige Punkte auf die wir gerne hinweisen würden:
  1. Was auch immer das Gericht entscheiden wird, für das Auktionshaus Rehm wird es in der Zukunft sehr schwierig werden, durch diese negative Werbung. 
  2. In diesem Auktionshaus hätte der Teppich wohl niemals den selben Zuschlag erbracht wie bei Christie´s in London. 
  3. Der erste Fehler lag wohl bei der älteren Dame die dem Teppich keinen großen Wert zutraute und sich deshalb für das Auktionshaus entschieden hatte. (Es hätte auch schlimmer enden können in dem der Teppich auf dem Sperrmüll gelandet wäre, aber so hatte s ja fast 20000 Euro erhalten). 
  4. Desweiteren unterschrieb die ältere Dame ja auch einen Auktionsauftrag mit dem Ausgangslimit von 900 Euro und dieses ist eben im Risiko von Versteigerungen mit enthalten.

Aber….was wäre Ihr Urteil ?

Más información:
Mehr über diese Notiz:  

3 comentarios :

  1. Yo sentencia no doy porque no tengo conocimientos para ello...pero si digo que si hay dinero para pagar algo que es para pisarlo, deberia tambien haberlo para solucionar la crisis que padecemos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Te veo muy reivindicativa hoy, Olivia;)
    Realmente no es lago para pisar sino un objeto completamente de museo.
    Por lo demás, totalmente de acuerdo.
    Un abrazo, Olivia.

    ResponderEliminar
  3. Dudo mucho que la alfombra en cuestión sea del S XVII. Hubiera estado tan desgastada por el uso (de los zapatos) ya en el S XVIII, que la hubieran tirado a la basura. Esa es la razón por la que no se conserven. O mejor dicho, por que se conserven tan pocas. Las que sí se han conservado es porque están guardadas por algo especial, normalmente relativas a algo religioso o a algún personaje. Así, las alfombras de nudo español que se han conservado como las alfombras "del almirante" es por que estaban en conventos y seguramente se utilizaron como tapete de mesa, o para capillas interiores en que nadie las pisaba. En los países islámicos han podido decorar el túmulo funerario o la cámara funeraria de algún santón o derviche famoso, como el santuario de Ardabil, tan favorecido por los safávidas, pero todo ésto son excepciones muy excepcionales.
    Las alfombras más antiguas suelen ser del último tercio del siglo S XIX en que se importó muchísimo de los países productores (Turquía, India, Irán, Afganistán) hasta el punto de dejarse de tejer los motivos tradicionales y hacer los motivos demandados por el mercado occidental. También hubo coleccionismo, pero de alfombras nuevas, no alfombras raídas.
    Pienso que cuando sí se empezaron a conservar las alfombras viejas es cuando entraron en los nacientes museos de decoración (como el Victoria & Albert, que nace tras el éxito de la Exposición Universal)y se mostraban como ayuda para diseñadores industriales, no como reliquia historico-artística.
    De alfombras "antíguas" sabemos cómo eran por que desde el Renacimiento aparecen en cuadros como tapetes de mesa o también como alfombras para la Virgen( eran objetos demasiado caros para ser pisados), pero no se han conservado físicamente. Así hablamos de alfombras Holbein porque aparecen en los cuadros de este pintor y tienen una decoración muy determinada.
    Me imagino que a parte de poder analizar el carbono 14 de la lana y del material sobre el que se anuda, si los tintes no son naturales ( y las anilinas se utilian en todas partes desde el S XIX ) es que la alfombra en cuestión no es tán antígua.

    ResponderEliminar