6 dic. 2010

El árbol de Navidad: Orígenes / The Christmas tree: Origins


Ludwig  Richter, "Die Christnacht", Holzschnitt, 1855. Ilustrierte Zeitung, 17-12-1892 (Detalle).

Al parecer, el origen del árbol de Navidad se encontraría en una tradición de los pueblos de Europa Central, que veneraban a los elementos de la naturaleza. En una fecha cercana a la Navidad, en la festividad de uno de sus dioses, un árbol adornado era adorado por los druidas.

Sin embargo, las primeras noticias documentadas sobre un árbol de Navidad tal y como se conoce en la tradición cristiana, proceden de finales del s. XVI, de Türckheim en Alsacia, la región francesa limítrofe con Alemania.

Un desconocido cronista de Strassburg escribe en 1605:
“Auff Weihnachten richtett man Dannenbäum zu Straszburg in den stuben auff und daran hehket man roszen aus vielfarbigem papier geschnitten, Aepffel, Oblaten, Zischgold, Zucker, etc…”
Que en la lengua de la región quiere decir:
“ En la Navidad se erige un árbol en los salones de Estrasburgo y se cuelga de éste decoraciones realizadas con papeles multicolores recortados, manzanas, galletas, obleas, azúcar, etc.”

Si ya en ese momento se colocaban velas en el árbol es pura especulación ya que los primeros documentos referentes a este hecho datan de principios del s. XVIII. Liselotte de Pfalz (región alemana limítrofe con Alsacia), mujer del hermano del Rey Sol, Luis XIV de Francia recuerda su infancia en Hannover en una carta escrita en 1708. Allí, en la celebración de la fiesta de Cristo (Navidad) se decoraban abetos colocando velas en sus ramas.

El Árbol de Navidad con velas y adornos es una tradición de las familias burguesas y tiene un papel fundamental desde finales del s. XVIII hasta nuestros días en la celebración de esta festividad en las regiones del centro y norte de Europa desde donde se ha extendido a numerosos países en todo el mundo.

6 comentarios :

  1. Muy interesante Jürgen. Me encantan los arboles de navidad...bueno, todos los adornos navideños!, me pierden.
    Bssitos

    ResponderEliminar
  2. Las tradiciones, como tales, no suelen hacernos pensar en un punto de partida, pensamos que están ahí desde siempre.
    Por eso me ha gustado tanto tu comentario sobre el Árbol de Navidad, porque me ha hecho pararme a conocer el porqué de esta tradición.
    Muchas gracias.
    Un abrazo
    Belén

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado documentarme sobre la historia del árbol de Navidad, y todo gracias a tí...te debo una.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a las tres por la visita.Me alegra que os haya resultado interesante. mi intención es seguir viendo la evolución de la decoración navideña del árbol. Existen verdaderas joyas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. muy interesante... y menos mal que hemos dejado de poner velas en el arbol, que peligro!

    ResponderEliminar
  6. Pues hablando de velas...
    Bego, pásate por mi entrada de hoy.
    si son peligro en el árbol, ¿que te parece ponértelas en la cabeza?
    ;))
    Un abrazo, bonita.

    ResponderEliminar