2 ene. 2010

Scherezade 1910: En el centenario de su estreno en París / In the centenary of his premiere in Paris



En 1910, durante la segunda temporada en París de los Ballets Rusos, se estrenó la obra , Scheherazade. Su autor es un compositor destacado de la escuela nacionalista rusa del siglo XIX, Nicolai Rimsky Korsakov.
Esta suite sinfónica de cuatro movimientos, compuesta en 1888, es considerada una de las obras musicales ambientadas en Oriente más famosas del mundo.
Ida Rubinstein, interpretó a la sultana Zobeida y Vaslav Nijinsky al esclavo de oro. La coreografía corrió a cargo de Michel Fokine, y del vestuario de León Bakst, que también se encargó del libreto.
A la audición asistieron personalidades como el conde Robert de Montesquiou, Sarah Bernhardt, Pablo Picasso, y Walter Guinness.
La historia se centra en torno a la esposa favorita del sultán Shahezman, Zobeida.
El hermano del sultán, Shakhriar, quiere hacerle comprender que todas las mujeres, incluso Zobeida, son infieles. Para comprobar su lealtad, los dos hombres anuncian que se van a una cacería. Nada más marcharse, las mujeres sobornan al jefe de los eunucos para liberar a los esclavos. Liderados por el "esclavo de oro" (llamado así por su indumentaria), los hombres participan en una orgía con las odaliscas del sultán.
Éste aparece de im
proviso y ordena a sus guardias que ejecuten a todos los presentes, con excepción de Zobeida, a la que está dispuesto a perdonar; pero su hermano le recuerda su deslealtad.
Zobeida arrebata a un guardia su daga y se da muerte a los pies del Sultán.

La influencia cultural de esta obra fue enorme y decisiva. Es necesario tener en cuenta que e aquel momento el balet, junto con la ópera , constituían la principales fuentes de entretenimiento.
El diseño del vestuario tendrá una resonancia enorme en el mundo de la moda, y a partir de aquí influirá en el mundo del arte.


Antes de 1910,la paleta de colores considerados femeninos y los únicos aceptables eran los tonos pastel: Mentas palo, rosas, azules cielo, y lilas.
Bakst usó para Scherezade colores llamativos en oposición a esa idea anterior de feminidad casta relacionda con los tonos pastel. Usa parejas de colores opuestos entre sí: azul / morado, rojo / amarillo, verde / naranja, y lo hace tanto para el vestuario como en el escenario.
Los tejidos que usó eran fluidos, con transparencias, aplicaciones de pedrería y bordados. En el vestuario, oriental, aparecen caftanes, túnicas minarete, pantalones de harén, turbantes, largas cadenas de perlas y plumas de garza.
Su influencia se muestra claramente en diseñadores como Paul Poiret, en las colecciones de Soeurs Callot y en las casas de Rusia de Gindus y Bresac.

Aquí vemos una de las creaciones de Poiret de 1910.
Todo esto unido al erotismo presente en la obra, la pareja erótica de una mujer de raza blanca con un sirviente negro, así como la clara descripción de la traición matrimonial, causó indignación moral en el París de la época y aseguró su éxito.
Además su influencia se extendió a la pintura, con el gusto por el arte conocido como Orientalista, a la escultura, artes decorativas, ilustración, etc.
Arriba, un ilustracon de George Babier del ano 1913.

Los bailarines Rusos, escultura criselefantina de Demetre Chiparus.
Ilustración de Erté, que sin embargo nunca reconoció haber sido influenciado por los balets rusos.
La maharaní de kapurthala, de Beltrán Massés, hoy en el Museo de Málaga.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada