21 jun. 2010

Terrorismo artístico / Artistic terrorism

Hemos comenzado la semana con la noticia del atentado sufrido por la talla de “Nuestro Padre Jesús del Gran Poder”, una de las imágenes de mayor devoción en la Semana Santa Sevillana. El hecho ha causado gran conmoción entre sus devotos y, por supuesto, entre todos los amantes del arte, ya que el Gran Poder es una talla de gran valor histórico-artístico realizada en 1620 por el gran escultor barroco cordobés Juan de Mesa.
La noche del domingo, tras la celebración de la misa en la basílica, aprovechando el besa-piés tras la misma, un hombre, al parecer con las facultades mentales disminuidas, y diciendo ser un enviado divino, se abalanzó contra la imagen, le rasgó la túnica, le arrancó un brazo y la emprendió a golpes con ella.

Los ataques contra las obras de arte se han producido desde la Antigüedad. Ya en el siglo IV a.C., Eróstrato quemó el templo de Artemisa de Éfeso, considerado una de las siete maravillas del mundo antiguo, con el único fin de lograr la celebridad.
La enfermedad mental es uno de los motivos más habituales en este tipo de acciones.
Éste era el caso de Laszlo Toth, el geólogo húngaro que el 21 de mayo de 1972 atentó contra la Pietá de Miguel Ángel. Vestido de esmoquin negro y camisa roja, y camuflado entre la multitud, burló la seguridad y propinó a la escultura quince martillazos antes de ser apresado, mientras repetía: ¡Yo soy Jesucristo! ¡Yo soy Jesucristo y he regresado de la muerte!
Toth le rompió el brazo izquierdo, la nariz, las cejas y la frente a la virgen. Los pedazos esparcidos por el suelo fueron recuperados y se llevó a cabo una delicada restauración. Hasta junio de 1973, trece meses tras el ataque, La Piedad no volvió a ser expuesta.
A partir de ese hecho numerosas grandes obras de arte "se blindaron".

Un caso similar es el de Piero Cannata, con diagnóstico de esquizofrenia, que en 1991, también con un martillo, destrozó el pie izquierdo del David de Miguel Ángel. La restauración costó ¡30 millones de dólares!.
Dos años más tarde atentó contra los frescos de Filippo Lipi en la catedral de Prato y el altar mayor de Santa María delle Carceri de la misma ciudad italiana. Y en 1999, en la Galería Nacional de Arte Contemporáneo de Roma, pintó con un rotulador el cuadro Senderos ondulados, de Pollock.
Los vacíos legales de las leyes italianas impidieron mantener preso al terrorista florentino, aunque desde luego, está fichado en todos los museos y galerías para impedir su entrada.
Cannata ha manifestado que no puede contener los atentados: “Lo volveré a hacer . El arte no existe y pisar al David es como aplastar una vulgar cajetilla de cigarros”.
Otra de las piezas preferidas por los terroristas del arte es la Mona Lisa, que actualmente está protegida con un cristal lo suficientemente fuerte como para soportar un ataque con granadas, ya que ha sido atacada en varias ocasiones e incluso fue robada y recuperada varias veces, la más famosa en 1911 por un italiano que quiso devolverla a su país de origen.
En 1956, Ugo Ungaza Villegas, un inmigrante boliviano de visita en Francia, le tiró una piedra. Ese mismo año, un vándalo intentó rociar de ácido la parte baja de la pintura. En 1974 una mujer en silla de ruedas, molesta por las políticas del museo respecto a las personas discapacitadas, le arrojó una lata de pintura roja cuando la Gioconda era expuesta en el Museo Nacional de Tokyo.
El más reciente fue en agosto de 2009. Una mujer rusa frustrada porque no logró obtener la ciudadanía francesa tiró una taza de té. Gracias al cristal blindado que la protege, la pintura no sufrió ningún daño.

Pero en ocasiones no es el deseo de dañar la obra lo que lleva a la agresión. Es el caso de las debidas al síndrome Stendhal que describe las extrañas reacciones que pueden sufrir algunas personas expuestas a una "sobredosis de belleza".
Tal vez esta fue la razón por la que Rindy Sam , juzgada en Aviñón en 2007, besó con los labios pintados con carmín rojo un cuadro completamente blanco de Cy Twombly expuesto en esa ciudad. En su defensa argumentó que su beso «fue un acto de amor».

20 comentarios :

  1. Siempre pensé que este tipo de ataques se hacían por discapacitados mentales , por ganas de llamar la atención y de que se hable de ellos aunque sea por algo malo, o simplemente malintencionados que no tienen respeto por nada con ganas de hacer el mal. No sabía que había un síndrome que lo pudiese disculpar. Siempre se aprende contigo.
    Bsstes.

    ResponderEliminar
  2. Como en casi todo, las causas pueden ser muchas, pero al final estas grandes obras se convierten en el blanco de las frustraciones de las personas.
    Lo del síndrome Stendhal, da por sí solo para un estudio completo. Es muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. Pues si Jürgen, es muy interesante lo que expones. No tenía idea de que se asociase a enferemedades mentales de forma "oficial", también están los gamberros, ignorantes, etc, etc que se dedican a arrancar dedos a las estatuas, pintarlas, y si es posible robarlas para colocarlas en el salón de su casa.
    O los que van a una cueva de estalactitas y su mayor afán es arrancar una ¿para qué?, pues no se sabe, así somos los seres humanos.
    ¿Y los que van a un museo y lo que mñas es apetece es tocar los cuadros o sacarles fotos? Con las postales tan bonitas que venden, yo es que no lo entiento.
    De verdad que me ha encantado tu entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. IMPRESIONANTE artículo Jürgen, me ha encantado! Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Julia y Factoría.
    Un amiga que trabajaba en un museo local, con pocos medios pero buenas obras, me ´contó que en una ocasión una madre entró con una niña que comía un dulce. Ante la indiferencia de la madre y la mirada horrorizada de mi amiga ¡la niña restregó el pastel por uno de los cuadros!
    La educación en estos casos debe ser SIEMPRE lo primero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. First off, thank you so so much for the lovely comment you left on my blog. You have such a wonderful blog here, and I cannot wait to explore it some more... I'll be back soon for another visit :)

    Have a splendid day!

    ResponderEliminar
  7. Hola Jürgen! pues sí hay mucho loco suelto, no se sabe qué vena se les puede cruzar para hacer esas cosas. En Bilbao hubo un año que pusieron en la calle una exposición de vacas pintadas por diferentes artistas que luego ha estado por muchas ciudades, y las pobres vacas tenían que sufrir todo tipo de ataques, alguna acabó en la ría, pero esto se ha repetido en todas las ciudades, se merecería un estudio psicológico jeje.
    Bsos! (a ver si me enseñas un día tu sofá de Knoll)

    ResponderEliminar
  8. Es curioso como el arte puede ser el foco de descargue emocional de algunas personas.
    Muchos de ellos tendrán graves problemas mentales, en teoría "no saben bien lo que se hacen" porque su cabeza merma esas facultades, pero qué curioso que saben ir donde más daño hacen.
    Lo del síndrome me pilla novedoso. Se ve interesante. Leeré sobre él.
    Jeje Jürgen, la verdad que escribiendo lo de tuto y muelte pensé automáticamente en ti y cómo lo interpretarías. Para la príxima no pongo tanta tontería :)
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno Jürgen y muy interesante.La mente humana es increible.
    Yo sufrí un mini Sthendal....en el Campanile de San Giorgio Maggiore ,doy fe de que existe
    Bss
    Cecilia

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante de post. Me encanta estudiar la conducta humana... Desconozco el Síndrome Sthendal, pero ahora que lo diceeesss a diario observo esto con mis pollitos.... Para la aceptación de limitaciones una dosis de autoestima y litros de educación. A la vez ha sido muy didáctico. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  11. Que interesante! Me ha encantado esta entrada. Los cotilleos sobre arte siempre me han llamado la atención. Un besazo

    ResponderEliminar
  12. Hello Sarah Klassen,thank you for visit my Blog. In your blog are always interesting photos, i like him very much regards

    ResponderEliminar
  13. Hola Mrs Boho!Síi jiji he visto las vacas, bueno y cerdos y otros bichos...Creo que están por todas partes. Si algo así está en la calle es complicado que no termine "tuneado".
    Ah! Me apunto lo del sofá. Es normalito, muy recto, pero muy práctico y cómodo.

    ResponderEliminar
  14. Jaja, Elisa. Sí tienes razón.SAben muy bien con qué llaman más la atención. O quizá es que sólo llegan a nuestros oídos las cuando lo destrozado es importante...
    No dejes de escribir como lo hacer. Me encanta, es muy especial (aunque no comprendo nada)

    ResponderEliminar
  15. Jaja, Elisa. Sí tienes razón.SAben muy bien con qué llaman más la atención. O quizá es que sólo llegan a nuestros oídos las cuando lo destrozado es importante...
    No dejes de escribir como lo hacer. Me encanta, es muy especial (aunque no comprendo nada)

    ResponderEliminar
  16. Jaja, Elisa. Sí tienes razón.SAben muy bien con qué llaman más la atención. O quizá es que sólo llegan a nuestros oídos las cuando lo destrozado es importante...
    No dejes de escribir como lo hacer. Me encanta, es muy especial (aunque no comprendo nada)

    ResponderEliminar
  17. Jaja, Elisa. Sí tienes razón.SAben muy bien con qué llaman más la atención. O quizá es que sólo llegan a nuestros oídos las cuando lo destrozado es importante...
    No dejes de escribir como lo hacer. Me encanta, es muy especial (aunque no comprendo nada)

    ResponderEliminar
  18. No me extraña, Cecilia. El lugar no es para menos. Yo también soy muy sensible frente a esto, pero afortunadamente hasta la fecha no he sufrido desmayos...Alguna lagrimita ...

    ResponderEliminar
  19. Gracias Monty, es todo un halago y más viniendo de tí. El tema educación me preocupa y me parece fundamental.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Un beso bego! Estos cotilleos también me interesan a mí!

    ResponderEliminar