5 mar. 2010

El bosque de los coches clásicos / The classic car forest

Hace unos días que estoy organizando algunas de las cosas que guardo en un almacén por falta de espacio en casa. Tiendo a acumular demasiado y a veces no hay mas remedio que eliminar y seleccionar.
A veces yo mismo me sorprendo de lo que encuentro, como en este caso.
 En el año 1987 un amigo me contó que existia en Austria un depósito de chatarra de coches de los años 1930 -- 1950 y que en los últimos años nadie había conseguido que el dueño les dejara visitarlo.
A traves de mucha investigación y continuas llamadas que descubrí el propietario del depósito se llamaba Agustín.
Lo llamé durante casi dos años (no cada semana, claro, no quería que él pensase que era un psicópata).
Finalmente, en el año 1989, el propietario me autorizó un visitarlo y tomar fotos: El estado lo obligaba a eliminar su depósito de coches.
Viajé a  Austria, y así fui la primera persona en 30 años en visitar el depósito. El señor Agustin me contó que había sido propiedad de su padre y que llevaba cerrado más de tres décadas.
El lugar estaba rodeado de un altísimo un muro y no sabia que me esperaria tras él.
Al entrar vi automóviles de todas la marcas impotantes, Mercedes, Opel, Tatra, ...y también un bosque.
En los treinta años que llevaba abandonado, los arboles habían crecido desde el interior de los coches, atravesándolos  y atrapándolos, de modo que era imposible salvar ninguno.
Me dejó hacer fotos durante todo el día. La atmósfera era increíble, me parecia qué estaba Ddentro de un cuento.
En estos tiempos yo tenía un conocido que trabajaba en un periódico de coches de época, y allí se contó la historia, con la idea de que los coleccionistas la conocieran y se pudieran salvar el mayor número posible de piezas.
Después de más conversaciones telefónicas con el dueño, se publicó un reportaje sobre el lugar.
Muchos entusiastas de los coches clásicos compraron, y así se evito que muchos de ellos se perdieran para siempre.
Hasta hoy siento tristeza al pensar que aquel pudo ser un mágico museo al aire libre.
Este lugar ya no existe.
Disfrutadlo como yo lo pude ver en esos momentos.
















3 comentarios :

  1. Son unas fotos realmente impresionantes, me alegra que las compartas, y la historia es como un cuento realmente.
    Ah, no tires demasiadas cosas... aunque la falta de espacio a veces nos obliga.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Hola Julia
    Por mí no tiraría nada, pero no puede ser...
    El lugar era impresionante, casi daba igual hacia donde dispararas la foto.

    ResponderEliminar
  3. qué historia más fascinante!!! las fotos son increíbles.. qué pena que ya no exista ese lugar :(

    ResponderEliminar